Evento

logotipo-fiesta-copia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA FIESTA DE LA ESPERANZA 2017.

Es una celebración  de la fe en Cristo Jesús, donde todos los miembros de la Acción Católica de Venezuela parten desde sus lugares de origen para reencontrarse como una gran familia  y agradecer al Señor de la historia, que  durante  90 años nos ha regalado el don de ser parte de un carisma, enfrentando nuevos desafíos en la evangelización del mundo actual atendiendo el llamado de nuestros pastores “ser el fermento del Reino de Dios en Venezuela”, además gratificar los frutos de una renovación constante al caminar con una juventud reincorporada a la asociación hace 20 años. Por ello esta fiesta también se pretende coincidir con la realización del X Encuentro Nacional de Jóvenes de Acción Católica de Venezuela (ENJAC 2017) una actividad que desde el año 2000 organiza el área juvenil.

OBJETIVO CENTRAL DE LA FIESTA DE LA ESPERANZA 2017.

Celebrar la fe en Cristo Jesús quien  nos revela el rostro de un Dios tan grande en el amor  y que nos da una esperanza inquebrantable, que  los obstáculos, el cansancio, las caídas, las penas, las enfermedades, los sufrimientos, ni  siquiera la muerte pueden resquebrajar, reafirmando así que la vida de quien confía en el  Padre se abre a la perspectiva de la felicidad eterna. Jesús es nuestra esperanza: más fuerte que los sufrimientos de la esclavitud y que por ello transforma desde dentro la vida y el mundo. “El Señor hace nuevas todas las cosas” (Ap 21,5).

EL LUGAR DE CELEBRACIÓN DE LA FIESTA DE LA ESPERANZA 2017.

10498576Como en el año 2007, la comunidad cristiana católica de San Rafael Arcángel (El Moján) en el municipio Mara del estado Zulia se convertirá en la “casa grande” y recibir a los peregrinos de la Acción Católica, para recordar el itinerario de renovación que durante los últimos veinte (20) años se ha vivido en el seno de la organización. Cabe destacar, que desde el año 1997 un grupo de la Acción Católica de Maracaibo, inició la preparación de un grupo de jóvenes que fueron los primeros en integrarse en las filas del movimiento dando paso a su transformación institucional y del apostolado.

 

 

EL LEMA DE LA CELEBRACIÓN: “EL SEÑOR HACE NUEVAS TODAS LAS COSAS” (Ap 21,5).

Es evidente que con esta frase  bíblica de los escritos de Juan inspirado por el Espíritu  nos invita a reafirmar que “Dios siempre está haciendo nuevas todas las cosas, y de eso depende la esperanza del mundo”. Sobre todo, Dios hace nuevas todas las cosas en el nuevo nacimiento por la  fe en Cristo: Si hay alguien en Cristo, hay nueva creación. El evangelio es el poder de Dios para la constante transformación y renovación de la vida. Nuestras luchas y sufrimientos ahora, como las del mundo en que vivimos, son los dolores de parto de esa nueva clemasreación.

En el contexto actual de la humanidad  no se puede  caminar con el Dios que hace nuevas todas las cosas, y llevar en este mundo una vida conformista, pasiva y estática. Pero la Acción Católica  que está inmersa en la misión de la Iglesia local y  que tiene en el obispo el principio visible de unidad, su presencia no ha de ser genérica, ni evasiva de la cotidianidad,  porque cada  uno de sus miembros se empeñan en hacer que la vida de cada hombre y de cada mujer encuentre en Cristo plenitud de significado: evangelizar las alegrías y los dolores de cada día, sus esperanzas y desilusiones, es allí donde vive y  crece la Acción Católica.